¿Libertad de expresión?

>> lunes, 7 de julio de 2008

Toda la vida de Dios han existido los carcas, reaccionarios, retrógrados, ultras, fascistas, de moral atrasada y demás lindezas que se nos puedan ocurrir.


Pero lo que no es para nada admisible que en pleno S XXI nos vengan a dar lecciones de moralismo los que están asentados junto al poder o lo que es peor, las mentes carcomidas por no se que tipo de moral.

Pienso, y creo estar seguro en mis pensamientos, que no tiene que ser plato de buen gusto para ninguna mujer del mundo el interrumpir un embarazo, que cuando esto sucede, es por que se han desarrollado unos hechos externos difícilmente analizables, y que bajo ningún punto de vista pueden ser juzgados.

Malformaciones, embarazos no deseados, peligro para la vida de la madre, violaciones, trastornos psicosomáticos, trastornos físicos, trastornos psicológicos, alteraciones en la vida normal y profesional de la madre....... ¿quién somos realmente nosotros para juzgar tan difícil decisión?, ¿dónde esta la libertad de la madre para decidir sobre su futuro?, ¿Por qué nos empeñamos una y otra vez en juzgar lo que esta bien y lo que esta mal, sin pedir la opinión de la UNICA persona con capacidad de decisión que es la madre?

De una vez por todas, tenemos que conseguir eliminar esos lastres del nacional-catolicismo que nos impiden avanzar hacia un futuro de libertades individuales. Tenemos que pegar de una vez por todas un puñetazo encima de la mesa y sacar a TODAS, las Iglesias, de la vida publica nuestra, ya que el único sitio donde tendrían que estar es en sus pulpitos, una vez que hubieran pagado todos sus impuestos, y habiéndose producido la tan deseada sexta desamortización a favor de un Estado laico y aconfesional.

Siempre he defendido la libertad de expresión, pero últimamente creo que la única manera de acabar con la crispación política, es tapar aquellas lenguas que no cesan de envenenar la tranquila vida de los ciudadanos españoles. No podemos permitir afirmaciones como las de la “seudoperiodista” Isabel San Sebastián, insultando a miles de madres y mujeres con el único propósito de seguir crispando, y de seguir tocando los cojones.

¿Dónde esta el limite de la libertad de expresión? ¿Qué tenemos que hacer con esta “señora” que tilda de asesinas, infanticidas, liquidadoras de niños, madres asesinas, a todas las mujeres que apoyan una ley de plazos para la interrupción voluntaria de SU embarazo, o que hayan abortado amparándose en cualquiera de los supuestos que nos ofrece la actual ley?

Lo mas triste de todo, es que Isabelita utiliza su condición de mujer para lanzar todos esos insultos, sin decirnos, que ella, al igual que la otra gran iluminada de la lucha contra el aborto, Cristina López Schlichting, tienen sus riñones bien cubiertos, y que si fuera necesario, al igual que lo hacían las mujeres pudientes en tiempos del Caudillo, disfrutarían de una magnifica escapada a Londres, importándoles un pijo lo que les suceda al resto de féminas de este país que no se lo puedan permitir. Eso si, con la conciencia bien tranquila.

Tenemos que callar a tan inmundas serpientes, que su único deseo es un estado liberal y nacional-católico, donde las libertades de los ciudadanos queden visiblemente mermadas a favor de una clase burguesa y arrogante, tenemos que callar a esas víboras que no desean mas que otra vuelta al franquismo, donde ellas vivían del carajo y se sentían protegidas por la Santa Madre Iglesia.

0 comentarios:

  © Blogger templates Palm by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP